domingo, 5 de mayo de 2013

UN ESPACIO PERIURBANO MUY DIFERENCIADO: EL BARRIO DE SPURR EN BAHIA BLANCA




UN ESPACIO PERIURBANO MUY DIFERENCIADO: EL BARRIO DE SPURR EN BAHIA BLANCA. Nieto, María Belén. Alamo, Matías. Ferrera, Ilda Maria

Departamento de Geografía y Turismo. CEISO. Colectivo de Estudios Interdisciplinarios Sociales. Universidad Nacional del Sur-Bahía Blanca Argentina.

Trabajo presentado en el 14 Encuentro de Geógrafos de América Latina, Lima, abril de 2013.

Descargar trabajo completo aquí



Vieja estación del Barrio Spurr

El barrio de Spurr ha pasado por etapas muy diferenciadas y complejas que lo han configurado como un espacio particular en el ejido de Bahía Blanca. Su población se estableció de una manera aleatoria pero al poco tiempo el establecimiento de la estación ferroviaria de Spurr, donde se cargaba agua y leña, le da impulso al lugar.

Con el transcurso de los años las familias que se fueron asentando en el barrio comenzaron a desarrollar prácticas hortícolas en los “patios y fondos” de sus  casas, básicamente para autoconsumo. Dicha agricultura urbana, fue forjada a lo largo de veinte años, por distintos programas, principalmente con atención del programa Pro-Huerta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

En el año 2011, a partir del proyecto de Voluntariado de la Universidad Nacional del Sur, con integrantes de los Departamentos de Economía, Historia y Geografía, se inició un trabajo de encuestas para obtener un diagnóstico del barrio y de la situación de la agricultura urbana en este espacio.

En las encuestas realizadas se analizan 283 viviendas de las cuales 45 informan que tienen huertas, representando el 15,9% de la muestra.

La antigüedad de cada una de ellas, la participación en el Programa Pro Huerta, las superficies que ocupan las unidades productivas y los cultivos predominantes son variables que se han graficado y analizado con la finalidad de mostrar el perfil del barrio.

A partir del análisis de las encuestas y de entrevistas en profundidad con primitivos habitantes del barrio y mujeres promotoras del programa Pro-Huerta, se pueden distinguir las carencias y problemas con los cuales deben enfrentarse los grupos humanos que trabajan en el sector.

Por otra parte, el problema del agua, los fertilizantes orgánicos, la capacitación en control de plagas y factores ambientales, son atractivos para las tareas a llevar a cabo con las familias huerteras.

Se concluye que esta población debe ser asesorada desde lo interdisciplinario para obtener resultados positivos y un desarrollo sostenido en tiempo y espacio.

Palabras clave: agricultura urbana familiar, espacio periurbano, trabajo interdisciplinario.