sábado, 19 de diciembre de 2009

¿ACUERDO DE COPENHAGUE?



Un tímido "Acuerdo" Reuters.

El reconocimiento de la ONU BBC Mundo

Ban Ki-moon consideró el acuerdo de Copenhague como una "primera etapa esencial"

Así opinó el secretario general de la ONU, a pesar de que el texto final de la

> Ir a la nota
lanacion.com Exterior Sábado 19 de diciembre de 2009


De Greenpeace a Amigos de la Tierra, de World Wildlife Fund (WWF) a Oxfam y Christian Aid el grito es uno sólo y unánime: el acuerdo es peor en relación con el ya imperfecto Protocolo de Kyoto (1997).

Como hemos expresado en anteriores entradas, finalmente el fracaso de la COP 15 es un hecho...

5 comentarios:

juanmgeo dijo...

Pero África, América Latina y gran parte del mundo comienzan a crear mayor conciencia de donde se para cada uno.

Diana Durán dijo...

Seguramente los países menos desarrollados han tomado conciencia mientras el Norte, el Imperio sigue atentando contra la Tierra y el hombre.
Saludos cordiales y felicidades en el año entrante...

Anónimo dijo...

¡Mal Tiempo para el Clima!
La esperada Cumbre sobre Cambio Climático de Copenhague -que se robó la primera plana de todos los medios durante más de dos semanas- produjo finalmente un texto, que para muchos es un avance significativo en la dirección correcta y para otros, un rotundo fracaso.
Los motivos de las críticas se pueden analizar en los siguientes puntos, a mi criterio, más interesantes:
-Temperatura. El acuerdo reconoce que para evitar consecuencias catastróficas, el aumento de la temperatura no debe sobrepasar los 2ºC (algo que esperaban la mayoría de los países, pero que desilusiona a otros como las Pequeñas Islas Estado, y a otros países vulnerables que fijaban la meta en 1,5ºC).

Sin embargo, tal como está expresado en el documento, no se plantea este límite como un objetivo formal ni tampoco cómo será alcanzado. Sólo reconoce y acepta el punto de vista científico.

-Emisiones de CO2. El acuerdo no fija un año en el que las emisiones deben llegar a su punto más alto para luego iniciar su descenso. Tampoco indica en cuánto se deben reducir las emisiones. Los países deberán anunciar en qué porcentaje reducirán sus emisiones para 2020 el 1º de febrero de 2010 . El acuerdo tampoco menciona metas para 2050.
La fijación de plazos y porcentajes era una de los puntos claves que muchos esperaban estén incluidos en el texto del acuerdo.

-Transparencia y verificación. El texto indica que las promesas de los países ricos en cuanto al recorte de sus emisiones serán sometidas a un estricto escrutinio, tal y como lo establece la convención marco sobre cambio climático de la ONU.

Mientras que los países en desarrollo deberán entregar informes nacionales sobre sus recortes aplicando una metodología "que respetará la soberanía nacional". Pese a ser el país más contaminante del mundo, China aún está considerado un país en desarrollo.

En este sentido, EE.UU. exigía verificar que China esté cumpliendo con sus promesas, algo que el tratado no establece con claridad.

Copenhague habrá llegado a su fin, pero dada la cantidad de temas que el acuerdo ha dejado sin resolver los líderes mundiales deberán continuar debatiendo las políticas para hacerle frente al cambio climático por largo rato.

Guillermo Martín Ríos

Diana Durán dijo...

Excelente comentario, Guillermo. Esperamos tenerte como alumno en un futuro próximo nuevamente.
Felices fiestas,
Diana

juanmgeo dijo...

Hay que creer en la posibilidad del cambio, los discursos actuales llevan a pensar en que vamos derecho a chocar contra una pared y no hay nada para evitarlo, cuando hay ejemplos que si bien son marginales, muestran lineas a seguir.
Vale la frase de Italo Calvino
—El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el
infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no
sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el
punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos:buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y
DARLE ESPACIO.
Saludos y feliz año