sábado, 23 de marzo de 2013

CERRO PERITO MORENO EN EL BOLSÓN Y EL JUICIO GEOGRÁFICO


 
 
 

CERRO PERITO MORENO, ASÍ ...., O NO HAY MONTAÑA

El Bolsón, invierno de 2012
Dr. C. Santiago Bondel.
santiagobondel@gmail.com


"Es fácil comprometerse a seguir una serie de reglas ex ante, pero  respetarla ex post es un logro notable, especialmente si tomamos en cuenta las enormes tentaciones que existen para romperlas".  E. Ostrom, 2009 (subrayado propio) http://www.eumed.net/cursecon/textos/Ostrom-complejos.htm

Estas breves reflexiones tratan de aportar algún contenido a la polémica desatada en torno (y entorno) a la propuesta de lotear para 'urbanizar' a modo de ski village la base oriental del Cerro Perito Moreno. Por supuesto que no pretendo calificar las elecciones en el estilo de vida de cada uno, de modo que lo que sigue sólo se trata de apreciaciones personales que buscan respaldarse tanto en mi condición de vecino como en el ejercicio profesional de geógrafo interesado en ámbitos de montaña.

Puede comprobarse en numerosas fuentes que las transformaciones territoriales son parte del cotidiano andino-patagónico y fomentan una progresiva, y digamos 'caliente' discusión socio-política sobre modalidades y potenciales consecuencias. El continuo crecimiento de los parcelamientos rurales se presentan entre los más reconocidos y conflictivos temas instalados desde hace al menos dos décadas. Esta tendencia al sobreparcelamiento ha sido una modalidad analizada y denostada casi sin piedad desde la visión académica y desde los más variados discursos, tanto por su negativa proyección urbanística (creciente déficit comunal en función de la extensión de infraestructura y servicios) como ecológica (generador de situaciones forzosas de stress ambiental -agua, suelo, fauna, flora, incendios-). Los Planes Estratégicos de la mayor parte de las localidades andinas destacan puntualmente la necesidad de detener el sobreparcelamiento de los ámbitos rurales (San Martín de los Andes, Villa la Angostura, El Bolsón, El Hoyo, Trevelín, Lago Puelo, etc.). Si hubo voces contrarias en este sentido, lo fueron desde visiones políticamente atadas a resolver problemas acuciantes por falta de techo para un creciente número de pobladores, en particular jóvenes.

Con estos antecedentes ya empezamos mal, pues el área en cuestión obedece a lo que se da en llamar ámbitos rurales de explotaciones familiares, aquellos en donde se debía desalentar los fraccionamientos. Pero no se puede pecar de ingenuos ya que desde hace tiempo existe un reemplazo valorativo de la tierra. De aquel histórico rinde por hectárea que para el caso se refiere al número de animales, hoy los precios obedecen a nuevas lógicas territoriales, las del paisaje, del gusto y los sentires, que hasta ponen precios superlativos a aspectos considerados negativos hasta no hace mucho tiempo (pendientes importantes, afloramientos rocosos, bosque tupido y si se quiere hasta la 'soledad y lejanía', mitigada por cierto, por lo que podemos llamar tecnologías de la 'inmediatez' -conexiones, físicas y virtuales-). Es desde allí que la oferta y demanda presionan atendiendo a un 'demandante' diferente que válidamente pensará en un medio rural distinto al tradicional, si bien y como ocurrió, no parece legítimo que los cambios vinieran con trampas.

Por supuesto que estamos ávidos de transformaciones con proyección territorial genuina y eficaz, pero veamos. Por lo visto y oído sobre los hechos, que incluso son atendidos desde la justicia, el fisco concedió las tierras involucradas a su ocupante tradicional en función de su historia y destino rural, para luego pasar, casi sin pestañear, a otros propietarios que proponen novedosos usos. Sintetizando, con el resort de montaña se instala una discusión desbalanceada, tanto por el confuso recorrido de las formas propietarias, como por cambios en los destinos del espacio, que por una parte deberían atender a las normas legales y por su trascendencia, responder a un consenso generalizado y no sectorial.

A todo esto, por su posición geográfica, al loteo le caben las típicas consideraciones urbanísticas de anti-social, en particular por el encarecimiento del gasto comunitario tanto por la dispersión necesaria de servicios públicos como por la consecuente necesidad de equipamientos urbanos (salud, educación y seguridad). Para más, es cierto también que la propuesta de resort y loteo residencial anuncia entre sus 'virtudes': Lotes separados entre si, sin vecinos ni límites compartidos (!); Es decir, esta condición negadora de las posibles bondades de vecindario, ¿debe recibir el guiño de la gestión pública?

Para sumar desencuentros, este tipo de loteo aislado alienta otro aspecto, diríamos pernicioso para la salud ciudadana y reconocido por la generalidad de los urbanistas, que es el de fomentar la fragmentación social, es decir el de generar en los espacios comunitarios una suerte de entidades socio-culturales excluyentes. Y que, finalmente la experiencia diría, terminarán por establecer un cordón espontáneo de asentamientos 'independientes' para la atención del complejo; es decir, más fraccionamiento.

Para más, es fácil comprobar que se apunta a 'cuadros' sociales acomodados, que por supuesto no tienen nada malo en si mismo, pero sí lo tendrían desde su potencialidad de impacto. Digamos que es común descalificar a las barriadas pobres por el desorden, la desprolijidad y hasta por la estética; pero también es fácil apreciar que a mayor capacidad económica de las personas, las proyecciones de los impactos (muchos no tan visibles como las 'bolsitas') crecen en gran medida. Proyecciones que van de la mano con la capacidad transformadora creciente que tiene el individuo contemporáneo, en particular en lo que respecta a la movilidad, la adquisición de bienes y las posibilidades técnicas de intervenciones sobre los sitios y que decididamente potencian la expansión física de un importante sector de las clases media y alta. Si caben dudas con esta afirmación, pensemos en el radio de acción cotidiana y los insumos utilizados, para ver que un poblador de bajos recursos apenas superará algunas cuadras, con mínimos insumos y uso de artefactos.

A decir verdad, tanto desgaste con las 'tomas periurbanas' y sus consecuencias ecológicas y sociales dramáticas, en esa mezcla de desesperación de unos y avivadas de otros, para que 'a la derecha de su pantalla', se asista a una iniciativa que se pone de mochila lo mejor de la montaña y la potencial apropiación legítima por parte de sus habitantes, para chantajear con que 'sin esto' no hay montaña. Y es así, me consta. No hay tal cosa de que los deportes invernales implican una asociación necesaria con 'villas' adyacentes, sino ¿qué hacemos con tanto años de Chapelco, La Hoya, Castor, Bayo, Penitentes, Osorno, Villarrica y demás?. ¿O van por todo?. Incluso la Villa Catedral fue consecuencia de la infraestructura pública del cerro, no viceversa y si ese es el modelo, permítaseme ..., ¡mama mía!

Es cierto que el tema tiene muchos otros aspectos a considerar, pero será bueno inicialmente considerar la validez de para qué, con el entusiasmo que provoca poder ir a la montaña y disfrutarla, hasta lo sombrío de los cómo, donde los cambios de destinos de la tierra además de pasar por oficinas de decisión política empequeñecidas y esquivas, se asocian a situaciones obvias de acaparamiento prediales (directos o indirectos) que operan en la región a modo de mancha de aceite. En definitiva y al menos para nuestro cargo de conciencia, suena mal este cuadro inicial de así o nada.

Nota de opinión

CERRO PERITO MORENO EN EL BOLSÓN. ANALOGÍA PROVOCATIVA

  
PUERTO PATRIADA & EPUYÉN LAKE RESORT
Lotes en Barrio Abierto - Patagonia Argentina
 
 
 
 
PUERTO PATRIADA &; EPUYÉN LAKE RESORT, un nuevo concepto en resorts de montaña y centros náuticos (Nautic Village). Loteo residencial en la costa del lago Epuyén, Provincia de Chubut, en la base misma del faldeo del Cerro Pirque y cercano al pueblo rural de El Hoyo y de la ciudad de El Bolsón. El loteo, a modo de urbanización parquizada, con 1000 lotes y base en los 1500 m2, separados unos de otros, sin vecinos ni límites compartidos. Forma parte de un proyecto que reúne en un mismo lugar bosques, playas lacustres en aguas cristalinas, muelles exclusivos y hasta una cancha de golf en una extensión total de 800 hectáreas. Se trata de un emprendimiento en medio de una naturaleza pura entre bosques de montaña y un hermoso lago cordillerano característico del sur argentino. El loteo se ubica a 30 minutos de El Bolsón y a 11/2 hora de los aeropuertos de Bariloche y de Esquel, ideal para vacacionar, vivir y disfrutar de la naturaleza todo el año.
El PUERTO PATRIADA & EPUYÉN LAKE RESORT está situado lindero a llamado “Parque Provincial Cerro Pirque", que abarca 770 hectáreas, y que fue creado para la protección de una zona de bosque patagónico con características especiales de Flora y Fauna. Es un espacio ideal tanto para el desarrollo de residencias como para la práctica de buceo-snorkeling, kitesurf, trekking, cabalgatas, mountain bike o four tracks con diferentes niveles de exigencia, dentro del mismo campo o internándose en el Parque Provincial.
Infórmese ya mismo en: www.patriadaresort.com.ar
 

 

IMPORTANTE

¡No se asuste, indigne o entusiasme!, según sea su percepción sobre el tema presentado. Con las disculpas del caso me apresuro a desmentir el recuadro precedente y cualquier semejanza con la realidad es 'pura coincidencia'. Simplemente se trata de una ironía que procura incorporar la analogía como recurso de interpretación; digamos que para ponerse en el lugar de otros.

No hay tal loteo ni proyecto (... que yo sepa). Pero ante tantas discusiones y enojos que se suceden respecto de lo que acontece en torno al Cerro Perito Moreno y promueven una catarata de descalificaciones, intento con esto llamar la atención a la opinión generalizada de los comarquinos sobre el significado complejo que tienen los lugares para sus habitantes, donde, así como es lógico que se hagan buenos negocios, no lo es tanto cuando lo involucrado tiene muchos otros valores además de los monetarios.

Resulta violento que se necesiten excepciones normativas en iniciativas para consumos de ciertos sectores adquisitivos cuando en El Bolsón, el acudir del Estado todavía está en deuda con promover el acceso a servicios básicos a una franja de población realmente notoria. Se diría, ....no distraigamos innecesariamente al Estado. Ojalá que el ejemplo aquí inventado promueva otro tipo de polémicas, más acordes con la siempre difícil tarea de hacer sostenibles los territorios, tanto desde lo cultural como lo ambiental y económico.

La generación de empleo genuino es uno de los méritos de muchos emprendimientos, pero con el turismo ya sabemos que todavía hay que afianzar recorridos económicos que alejen a la actividad del mero 'derrame'[1] (limosnero). Sobran ejemplos cercanos que demuestran su tendencia en ampliar la brecha económica en las poblaciones, no parece entonces ser cuestión de estar experimentando con un loteo urbano a 25 km de la ciudad. Además es sabido el rol que debe jugar la sociedad local (que está algo lejos de Viedma) respecto del futuro esperable de sus parajes, mucho más si son emblemáticos. Y cabe enfatizar en lo que a sociedad local se refiere, que la figura de la Comarca se sugiere espontáneamente como pertinente, aún en su mosaico complejo de jurisdicciones.

Como ya se dijo en varias oportunidades y es destacado por urbanistas de renombre, tanto el sobreparcelamiento rural como los desarrollos urbanos desprendidos de los espacios realmente urbanizados resultan antisociales. Y es que así como la congestión provoca trastornos funcionales y ambientales en las ciudades, también la dispersión de usos urbanos genera fragmentaciones socio-culturales y, en el mediano plazo (el 'no político'), una carga implícita de mayores costos para toda la comunidad en materia de infraestructura y servicios. Agreguémosle a todo esto las necesarias y complejas modificaciones de las estructuras geo-ambientales de los ámbitos naturales. No siempre lo pequeño es hermoso, pero siguiendo la misma lógica lo grande tampoco tiene que serlo.

Con esa antesala podrá entenderse la necesidad de ingresar en visiones relacionadas en conceptos de aptitudes, expectativas, umbrales, límites, tolerancia, capacidad, sustentabilidad y otros. Nos referimos en especial a las compatibilidades de las acciones humanas con los sistemas ecológicos intervinientes. Así, algo ‘corridos’ de conceptos como los de capacidad de carga o límites del crecimiento que se muestran reduccionistas respecto del complejo significado de lo cultural en los lugares; tomamos como base conceptual a aquello que denominamos competencia territorial de una zona o comarca. Competencia que, en términos de ser capaz de, especifica la relación entre las actividades desarrolladas por una comunidad y sus expectativas de acción, con la respuesta física del medio natural a las intervenciones[2]. En términos sencillos, se diría que estamos ante una imagen dinámica de capacidad o soporte, ya que cuentan formas y magnitudes, pero al que ineludiblemente van adheridas las expectativas sociales (desde locales, prima facie, hasta globales). 

Dr. C. Santiago Bondel
Profesor de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (Depto. de Geografía) UNPSJB
Comarca Andina del Paralelo 42, 16 de marzo de 2013


[1] En varios capítulos de una obra reciente 'La sombra del Turismo' es posible ahondar en temas patagónicos asociados, (Otero, A. y R. González editores. Editorial educo, Neuquén 2012).
[2] Se puede profundizar al respecto en: "Directrices de ordenación para el desarrollo territorial de  Lago Puelo", Martínez, O. et al (2007). UATA, Sede Esquel UNPSJB y en Bondel, C.S. "Transformaciones territoriales y análisis geográfico en ámbitos patagónicos de montaña. La Comarca Andina del Paralelo 42.Tesis doctoral, Universidad Nacional de La Plata, 2009. Disponible en: http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/tesis/te.281/te.281.pdf

Escribió S. Bondel en el Centro Humboldt:
 
Estimados colegas, amigos y conocidos, con el fin de aportar opinión, adjunto una nota que toma uno de los temas conflictivos recurrentes en ámbitos andino-patagónicos donde priva la lógica territorial de la contemplación por sobre aquella de la producción (rinde/ha).

Para quienes no están en tema y en dos palabras, se trata de la aprobación o no para la ejecución de un loteo (a modo de Resort de montaña, de hasta 1071 lotes) en la base del cerro Perito Moreno (Pampa de Ludden) en Mallín Ahogado a 25km al Norte de El Bolsón (ver www.laderas.com.ar, proyecto Laderas Ski & Golf Resort).

El elemento fundamental de 'apriete' para la gestión gubernamental (provincial y municipal) es que sin el loteo no hay posibilidades económicas de que funcione de modo eficiente el centro invernal (espacio concesionado al Club Andino Piltriquitrón que en su gestión adhiere al proyecto).

Simplemente intento mantener abierta la polémica y los aportes sobre los destinos complejos y discutibles de nuestros territorios.

Un saludo cordial y atento a cualquier inquietud.

Santiago Bondel

En GEOPERSPECTIVAS

TRANSFORMACIONES TERRITORIALES Y ANÁLISIS GEOGRÁFICO EN ÁMBITOS PATAGÓNICOS DE MONTAÑA. La Comarca Andina del Paralelo 42. Tesis doctoral de Santiago Bondel.



Introducción y marco teórico y metodológico 

Area de estudio