domingo, 12 de diciembre de 2010

VILLA SOLDATI: LA DESHUMANIZACIÓN. ALGUNAS PERSPECTIVAS GEOGRÁFICAS

Esto no es Haití es Villa Soldati

A finales de 2010 hemos asistido estupefactos a una realidad social aparentemente "oculta" para los argentinos, hemos podido ver cómo viven los migrantes limítrofes e internos carenciados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el "core" de nuestro país; en la ciudad que orgullosamente mostramos al mundo como si fuera París, Londres o New York. Nos hemos indignado ante la falta de presencia digna de los estados municipal y nacional frente a la miseria y la deshumanización. Nos hemos enfrentado como siempre al "país de opositores" como señalara tan bien Ernesto Sábato.

El problema, por demás complejo, incluye el tema inveterado de las migraciones limítrofes, la ausencia de planes de vivienda digna y el olvido social frente ante situaciones comparables a la de los países más subdesarrollados del mundo.

La humanidad estuvo ausente en estos días en nuestro país. No podíamos dejar pasar esta situación por lo que desde este lugar manifestamos nuestra repulsa como docentes preocupados por la realidad nacional.

Algunas fuentes de información nos permitirán clarificar -aunque de manera limitada-, ciertas cuestiones que intervienen en esta situación de vulnerabilidad contraria a toda condición humana.

Lic. Diana Durán

Primero debemos conocer la Ley 25.871 sobre Política Migratoria Argentina inclumplida flagrantemente en su Art. 6:

"ARTICULO 6° — El Estado en todas sus jurisdicciones, asegurará el acceso igualitario a los inmigrantes y sus familias en las mismas condiciones de protección, amparo y derechos de los que gozan los nacionales, en particular lo referido a servicios sociales, bienes públicos, salud, educación, justicia, trabajo, empleo y seguridad social."

La OIM (Organización Internacional de Migraciones) opina débilmente sobre el conflicto...

Fuente: Mapa de riesgo de Ciudad de Buenos Aires El sur olvidado...


¿PLAN DE URBANIZACION EN VILLAS Y BARRIOS CARENCIADOS?


Trabajos de geógrafos en equipos interdisciplinarios sobre el tema Migrantes y territorios urbanos en la Argentina: entre la segregación y la integración. (¿Estos trabajos serán leídos por alguna autoridad en nuestro país, ya que se le ha dado tanta importancia al CONICET y la investigación?)

Datos y prejuicios Página 12. Un artículo que merece leerse de Raúl Kollmann


4 comentarios:

Dario Ismael Muchiutti dijo...

creo que los escrito sobre otorgar proteccion y amparo a los inmigrantes es algo muy bueno si se lleva a cabo pero no es la realidad del pais.Tenemos problemas para abastecer las necesidades primarias de los habitantes nacionales menos podemos atender las de inmigrantes, y esto no es porque el pais haya cambiado sigue teniendo recursos solo que estan mal manejados, O TODO LO CONTRARIO, estan ¨bien manejados¨ a favor de los que quieren mantener el poder a costa de las necesidades insatisfechas de los ciudadanos que los pusieron en el lugar que hoy ocupan....
Ademas hicimos copy-paste mal, nuestro preambulo es una copia defectuosa del norteamericano, hemos agregado ¨TODOS LOS HOMBRES DEL MUNDO que quieran habitar en el suelo argentino; hay que hacer una ligera reforma si no estamos en condiciones de afrontar el compromiso expuesto en el preambulo o bien implementar normas de inmigracion mas estrictas porque asi no vamos a mningun lado.Tampoco es bueno escudarse detras de ciertos derechos para dejar de trabajar y esperar la gracia de dios....ojo.

Diana Durán dijo...

Darío, para hablar de migraciones hay que saber del tema, hay que conocer la realidad del país. Los migrantes limítrofes tema que he estudiado como becaria del CONICET reemplazan tareas que no realizan los argentino. Por lo demás tu escrito parece bastante xenófabo. Podemos atender a los migrantes -argentinos y extanjeros- en tanto las leyes de nuestro país así lo demandan. Así fue como se hizo nuestro país con migrantes como nuestros apellidos lo indican. Habrá que generar políticas de ordenamiento territorial, eso está claro, pero nunca someter a la población nativa o limítrofe a esta espantosa situación. Y en todo caso deberíamos generar muros devastadores como en tantos lugares del mundo (léase México-USA, Sahara Occidental - Marruecos, Palestina - Israel, etc. etc. )

Dario Ismael Muchiutti dijo...

no es que rechase los inmigrantes para nada, simplemente que creo que en cierta forma es un poco de abuso porque no todo se resuelve esperando que las soluciones a los problemas de mi de mi vida las ponga otra persona....
comparto que la condicion no es buena para estas personas pero no todos estan porque es la unica opcion hay un gran porcentaje que justamente ve la veta de estas situaciones para obtener provecho.
es verdad que no conozco profundamente el tema pero hay cosas que no ameritan una especializacion en el tema.

Juan Pablo García Ruiz dijo...

El problema de Villa Soldati, más allá si son extranjeros o argentinos nativos, esconde otra realidad que no hay que dejar pasar y es que la marginalidad o la pobreza no es pretexto para usurpar un terreno que no les pertenece, en primer lugar porque si todos nos apropiasemos de lo que no podemos tener a disposición entonces llegaríamos a una guerra civil donde sería como vivir bajo la ley de la selva. Segundo, el resto de los ciudadanos si necesitamos lo pagamos pero no lo obtenemos por la fuerza.
El hecho de ser pobres no es justificativo de que puedan hacer y deshacer a su antojo.
Si bien nuestra Constitución en su preámbulo abre las puertas del país a todos los ciudadanos del mundo que quieran habitar el suelo argentino eso no les confiere derecho a venir a exigir lo que en sus países de origenes les han negado. Cuando un argentino emigra debe acogerse a las leyes y normativas del país de destino y como cualquier ciudadano pagar los impuestos y trabajar para obtener un bien como es la vivienda.
Me resulta sospechoso que éstos problemas habitacionales sucedan únicamente en Capital Federal sabiendo que el problema es nacional, justamente en una jurisdicción que es opositora al gobierno nacional. Tengo mis dudas si el reclamo es legítimo.