viernes, 8 de octubre de 2010

SITUACIÓN ACTUAL DEL GEÓGRAFO ARGENTINO




El estado de situación actual del geógrafo argentino: un análisis desde la practicidad y aplicabilidad de la profesión. Revisión, interrogantes y propuestas Artículo de Daniel Garza. Dpto. de Geografía. Universidad Nacional de Río Cuarto. Ponencia presentada en el Encuentro 2010 del Centro Humboldt.

Agradecemos al Prof. Daniel Garza sus aportes para Geoperspectivas.

2 comentarios:

MATIAS ALAMO dijo...

A PARTIR DE LA LECTURA DEL TRABAJO DE INVESTIGACION “EL ESTADO DE SITUACIÓN ACTUAL DEL GEOGRAFO ARGENTINO” PRESENTADO POR EL PROFESOR DANIEL GARZA EN EL ENCUENTRO INTERNACIONAL HUMBOLDT-2010, ME PARECE INTERESANTE REFLEXIONAR SOBRE ALGUNOS IDEAS QUE PLANTEA EL AUTOR Y QUE SON COMUNES A NUESTRA TAREA COTIDIANA COMO DOCENTES-INVESTIGADORES EN GEOGRAFIA.
EN PRIMER LUGAR DESTACO LA IDEA DE QUE LA GEOGRAFIA EN LA ACTUALIDAD DEBE TRATAR DE DAR RESPUESTAS A LA SOCIEDAD Y ESTUDIAR LOS PROBLEMAS BASICOS DE MUNDO CONTEMPORANEO.
EN TAL SENTIDO ME PARECEN OPORTUNAS LAS PALABRAS DEL PROFESOR MIGUEL ANGEL SILVA, CUANDO AL ANALIZAR LA RELACION QUE EXISTE ENTRE LA GEOGRAFIA Y LAS COMPETENCIAS PROFESIONALES DE LOS GEOGRAFOS SEÑALA “UNA GEOGRAFIA DE ACCION QUE PONGA MANOS A LA OBRA A LOS GEOGRAFOS”.
P0R OTRO LADO EL AUTOR MENCIONA QUE “SE SUEÑA CON EL DIA EN QUE LA PROFESION SEA RECONOCIDA SOCIALMENTE”, YO ME PREGUNTO Y LO PLANTEO A PARTIR DE UNA PROFUNDA AUTOCRITICA, DEJO ABIERTA LA RESPUESTA PARA UN FUTURO DEBATE, NO DEBEMOS NOSOTROS COMO PROFESIONALES DE LAS CIENCIAS SOCIALES FORJAR Y CONSTRUIR COTIDIANAMENTE NUESTRO CAMPO PROFESIONAL EN FORMA COLECTIVA, PARTICIPATIVA Y CON UNA VISION CRITICA DE LA REALIDAD.

Diana Durán dijo...

Una cuestión siempre candente la de la situación del geógrafo... Interesante la reflexión de Matías Alamo porque surge de la preocupación genuina sobre la docencia unida crítica y reflexivamente a la investigación. Creo que en este binomio radica, en gran parte, el secreto. Si se investiga la tarea docente se tornará innovadora y, viceversa, la docencia será un incentivo permanente de nuevas preguntas, algunas hipótesis y demás itinerarios para futuras indagaciones. Todo ello redundará en el profesionalismo del geógrafo. Falsa la antinomia de separar una y otra.
Acerca de la situación del geógrafo argentino, es harina de otro costal y merece profundas reflexiones acerca de cuestiones políticas, sociales y educativas. Todo un desafío para seguir debatiendo...