jueves, 22 de octubre de 2015

EL ROL DEL DOCENTE DE GEOGRAFÍA EN LA CONSTRUCCIÓN DEL ESPACIO EDUCATIVO




El Foro Extraordinario, con seis entradas, da acogida a los documentos enviados por los alumnos de la Universidad Francisco J. Caldas, de Bogotá coordinados por la prof. Liliana Rodríguez Pizzinato y se incluyeron en un foro especial por su interés para el debate sobre la Educación Geográfica.

Incluímos aquí el que hace referencia al Foro 13 sobre "Investigación e Innovación educativa" dada la profundización que se alcanza sobre el tema de la tesis doctoral "Difusión de las innovaciones en la Educación Geográfica en el nivel secundario de la educación geográfica argentina"

El rol del docente de geografía en la construcción del espacio educativo

El equipo formado por J. Chacón, J.I. Torres, A. Acosta, L. Hernando nos ofrecen su valoración sobre la síntesis del Foro 13 sobre Investigación e Innovación educativa, que se relaciona con la investigación doctoral de la profesora Diana Durán. Como este grupo nos recuerda las investigaciones e innovaciones tienen un objetivo básico: compartir el rol del docente de geografía en la construcción del espacio educativo. Un debate que esperamos que se acreciente con nuevas intervenciones desde diferentes territorios, lejanos en el espacio absoluto, pero próximos en el relativo.


"¿Cómo se valora entonces, el papel del Habitus de los profesores en términos de la difusión de las innovaciones en la educación geográfica?

Necesitamos por lo pronto, admitir que la dialéctica entre la flexibilidad y el determinismo del Habitus,  nos sitúa en la trayectoria del pensamiento complejo de Pierre, Bourdieu (Corcuff, 2005) uno de los más destacados representantes de la sociología contemporánea; para este caso, el Habitus, esclarecido preliminarmente, se constituirá como la plataforma idónea para aterrizar un contenido céntrico del Geoforo, en una ruta analítica propicia para su distinción, reelaboración y posibles presunciones.

Así, en primera instancia, entendemos que Habitus es uno de los conceptos básicos y atómicos de la teoría social de Pierre Bourdieu (Corcuff, 2005), quien quiso superar, a partir de este concepto, la clásica bifurcación entre lo objetivo y lo subjetivo, entendiendo que entre la posición objetiva que los sujetos ocupan dentro de la estructura social y la interiorización o incorporación de ese mundo objetivo por parte de los sujetos, existe aún un vacío epistemológico por contextualizar. Para Bourdieu (Corcuff, 2005), tanto el objetivismo como el subjetivismo conducen a callejones sin salida: el primero, porque no logra explicitar por qué sujetos en posiciones idénticas producen prácticas diferentes; el segundo, porque no refleja las regularidades de la sociedad, lo que permanece inamovible al margen de la voluntad y la conciencia individual. De este modo, Bourdieu sustituye esta dicotomía por la relación entre dos formas de existencia de lo social: las estructuras sociales objetivizadoras construidas en dinámicas históricas particulares y las estructuras sociales interiorizadas, incorporadas por los individuos en forma de esquemas de percepción, valoración, pensamiento y acción, es decir en el  Habitus.

De esta manera, la concepción del Habitus, nos sirve de puente para entender el condicionamiento de la innovación desde su organigrama sociopolítico, que resulta entonces intrascendente para la cúpula educativa, puesto que son los actores participes del gobierno escolar, los que interiorizan el espacio teorizado, siendo este esquematizado desde una economía política ajustada, es decir, aquello que resulta apropiado para difundir ontológicamente en una experiencia educativa es resultado de un diagnostico que no es relevante en ciertos casos, con el impacto de las innovaciones en la educación espacial; aquello resalta una preocupación compilada por complementar de un “ethos” crítico la grafía de la receptividad espacio/temporal en el gobierno escolar.

El grupo compilador considera continuamente que la reflexividad sobre la abstracción allegada del Habitus, resalta para este caso la burocratización identificada en la innovación educativa, la cual constituye el meollo sintético que moraliza tanto la ágora virtual fundamentalmente, como la susceptibilidad directa de nosotros como exponentes; a partir de los sectarismos nacientes que están prevaleciendo dentro de contextos y políticas determinadas, el positivizar la innovación espacial, sigue siendo para nuestro punto de comprensión todo un supuesto que evidencia que tales proposiciones localizan, determinan pero no dejan confrontar su mayor miedo: la cotidianidad.

Valorar, de este modo el papel del Habitus de los profesores en términos de su implicación en la difusión de las innovaciones en la educación geográfica, debe ser concretamente necesario con la consigna que debe nutrir de socio análisis al profesorado selecto, ya que evidenciada para nuestro contexto la falta de regularización del aparato educativo, la definición del espacio sufre de una interiorización precaria e inconexa con la realidad social; las innovaciones en la educación geográfica deben conducir, por lo tanto, a una reelaboración del parámetro observacional y coyuntural del comportamiento dinámico de los sujetos a formar y en formación. 

En la innovación en educación, es evidente la necesidad de construir para fines prácticos (Habitus), la noción de la disposición, compromiso y responsabilidad, para introducir aspectos antes no presentes en la práctica docente, dando nuevas perspectivas y posibilidades en términos que resulten benéficos en amplios sentidos. La posibilidad del desarrollo, avance, progreso, es decir el mejoramiento de algo que  implícitamente está en la palabra innovar, no puede dejar de perder esta naturaleza conceptual, en términos de algo que no solo facilita algo y lo mejora significativamente en relación con su estado anterior, sino que hace parte de la vida en si en muchos aspectos, logrando trascender e impactar de gran manera en la forma de pensar y actuar."



La realidad educativa en la que los estudiantes y docentes asumen su cotidianidad es objeto de cuestionamiento, por ello la Geografía en la comprensión y apropiación del espacio es tan vital y cercana a su realidad.

Vasquez Ortiz Wilson Fernando
Estudiante Licenciatura en Educación Básica con Énfasis en Ciencias Sociales
Universidad Distrital Francisco Jose de Caldas